La música, a lo largo de la historia de la humanidad, ha sido un vehículo excepcional para transmitir sentimientos, valores, cultura y un largo etcétera. Los sentimientos religiosos no han sido la excepción y son cientos de partituras las que cantan a Dios por su grandeza, su amor, su misericordia, su ternura, su entrega por amor a la humanidad.

El pasado sábado, 8 de abril, las maravillosas voces de Súbito Koral y el arte del cuarteto de cuerdas SK Ensemble, llenaron la Iglesia de San Francisco de Borja en Las Palmas de Gran Canaria con canciones y tonadas de autores como Bach, Mozart, Schubert y Falla, entre otros. Más de un centenar de personas acogió la invitación del Centro Loyola para preparar sus corazones para la celebración de la Semana Santa escuchando algunas de las melodías más significadas del repertorio sacro.

El concierto, que recibió el nutrido aplauso de los asistentes, fue dedicado por los integrantes de Súbito Koral y SK Ensemble a la memoria de Doña Carmen Álvarez, madre del tenor Gabriel Rodríguez Álvarez, recientemente fallecida.

Anuncios