Equidad de género

Género

Es curioso que la tierra esté poblada, más o menos, por un número parecido de mujeres y de hombres. Siempre ha sido así. Como si la naturaleza no dudara de que la humanidad es un empate que impide que prevalezca lo femenino o lo masculino. Tal equilibrio no convence, especialmente a ellos. Será cuestión de insistir en lo que nos avisa la vida: nuestro futuro pasa por que las dos mitades que somos se reconozcan, se respeten e, incluso, se amen. ¡Todo eso es posible gracias a nuestro misterioso y bendito empate!

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios