Sano realismo

Relojes

No espero más. Voy a vivir este mundo aceptando de una vez que no es el óptimo, que no convivo con las personas mejores que pudiese haber y que no dispongo de soluciones a todos los problemas. Es decir, voy a vivir ya las situaciones que me hieren, el ser humano imperfecto que soy y las dificultades que se me resisten. Cuando me hago ese propósito, tengo la sensación de que se me esfuma la soledad, la que me creaba a mí mismo escapando de lo que soy y de donde estoy en espera a que algo o alguien ideal la paliara… Ahora sé que nunca llegará. Y, por eso, no espero más.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios