¡Felicidad donada!

Felicidad regalada

En la amistad descubres que tus verdaderas alegrías no se deben a ti, sino a quienes quieres. Nacen de las fuentes de su cercanía y su comunicación contigo. Nunca podrás poseer esos manantiales, porque son propiedad de los que amas. Eso es lo sorprendente: la auténtica felicidad nos es donada, no una creación propia. Nos la regalan los amigos, mientras nos dicen que salgamos de nosotros mismos para convertirnos también en sus verdaderas alegrías.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios