¡Cuidado con las prisas!

Calendario 1

A los problemas hay que colgarles un calendario propio, con más o menos días, más o menos semanas, más o menos meses y ¡hasta más o menos años! Cada problema es único y necesita su tiempo para solucionarse, imposible de acortar. Por eso es tan mentirosa la prisa: hace creer que la duración de nuestras dificultades caben en nuestro reloj. Y de lo que se trata es de ojear su calendario, ese que debemos poner a cualquier problema para saber que se arreglará, pero en su justa fecha, ni antes ni después.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios