¿Para qué tanta prisa?

Prisas

Raramente nos deja tenerlo para lo importante…, y nos llena la vida de oportunidades perdidas. Con frecuencia nos obliga a mirar el reloj, no a quien está delante de nosotros…, y las tareas nos vacían de personas. Muchas veces nos hace creer que todo ha de ser instantáneo…, y sentimos que nos ahoga la impaciencia… No hablamos del tiempo, sino de su cáncer: la maldita prisa, la que pospone para otra fecha de un calendario inexistente lo esencial, los amigos y la esperanza.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios