Amigos incondicionales

Amigos siempre

Nunca lamentaré bastante haber deseado tanto ser autosuficiente. Lloro aún cada oportunidad en que no busqué el perdón y la ayuda de los demás. Sólo consuela saber que los buenos amigos son siempre puntuales. Aparecen cuando pierdes el miedo a tus limitaciones y no se las escondes. Te muestran entonces las suyas, arrepentidos también de no habernos encontrado antes para decirnos cuánto necesitaban de perdón y ayuda, los nuestros.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios