Libertad cotidiana

Me encantaría adivinar el futuro. Así sabría de antemano las decisiones que debo tomar para no equivocarme. Pero algo me dice que, si no decido primero, incluso erróneamente, nunca conoceré el futuro… Los sueños realizables se alimentan de la libertad cotidiana; los imposibles, del miedo a usarla.

Francisco José Ruiz Pérez, sj