En la noche cerrada… brilló la luz

Paisaje de luz

Pastores, pesebre, magos. Así se narró una noticia extraña: hubo luz en una noche cerrada, y no sólo en el cielo, sino a ras de tierra. La claridad de una estrella se unió a la que salía de un recién nacido. El cielo besó la tierra. Desde entonces se sabe que la oscuridad nunca será total en nuestro mundo. Los belenes nos lo recuerdan: que sí, que toda noche humana acabará siendo… buena.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios