Claves para evitar juzgar

empatía

Haz la prueba. Primero, piensa en las personas que no te caen nada bien. Segundo, infórmate de los disgustos imprevistos que les ha tocado vivir. Tercero, júzgalas. Te costará hacerlo. Es así: somos, en parte, lo que queremos ser, pero, mucho más, lo que, de hecho, podemos ser con cuanto la vida nos trae sin habérselo pedido antes.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios