Crecer bajando

Menos es más

Si tu entrega no se hace cotidiana y pasa desapercibida…, tenlo claro: has de seguir andando. Mientras tus mejores intenciones reclamen el aplauso…, tenlo aún más claro: te queda tiempo por delante. En fin, hasta que tu bondad la vivas sin que la notes…, tenlo clarísimo: no te detengas. Recuerda que nuestro sueño de ser cada vez más se cumple paradójicamente cuando aceptamos ser cada vez menos.

Francisco José Ruiz Pérez, sj

Anuncios