• Novena sesión: Capítulo 8 – Acompañar, discernir e integrar la fragilidad (13 de diciembre de 2017)

Texto del capítulo – Capítulo VIII AL

AL 9

El capítulo 8º de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco ha sido, sin duda alguna, el que ha tenido un mayor despliegue mediático, tanto que, en palabras del Padre Agustín Sánchez, conferenciante de esta sesión de nuestro Seminario, ha eclipsado una buena parte de los contenidos del documento del Papa. Efectivamente, la gran prensa ha puesto sus luces en el debate sobre la comunión a los divorciados vueltos a casar dejando de lado los grandes temas abordados por el sínodo y contenidos en le Exhortación.

El tema de la comunión a los divorciados vueltos a casar se desarrolla en este capítulo, pero no es el resumen del mismo y no se entendería sin considerar el conjunto del documento.  El Papa quiere tratar la vida de los hijos de la Iglesia que viven en situación irregular y darles una respuesta oportuna desde el valor del matrimonio, la alegría del amor y la misericordia. También, señalaba el conferenciante, hay un cambio de perspectiva cuando se invita a valorar los elementos constructivos que aportan las personas que viven en situación irregular, como la fidelidad, el amor de pareja, el cuidado de los hijos, etc.

Después de una breve introducción desarrolló tres grandes capítulos:

Reacciones ante el capítulo 8º de la Amoris Laetitia: desde la aprobación con entusiasmo hasta el escepticismo que afirma que nada va a cambiar y, desde la consternación porque el Papa, con el cambio que propone de la praxis pastoral, de manera implícita cambia la doctrina hasta los que afirman que ha originado ambigüedad e incerteza. El conferenciante señaló que la doctrina no se ha cambiado, pero, en la praxis, si se pide un acento en la misericordia.

¿Qué pretende? Ante las dos lógicas que pueden aparecer en el acompañamiento pastoral, la marginación o la integración, el capítulo 8º invita a que el camino de la integración sea el que recorra la comunidad siguiendo el ejemplo del “Concilio de Jerusalén” que narra las Escrituras.

El tercer tema es el del discernimiento que, por decirlo de alguna manera, es el alma del capítulo. Acompañar a los hijos más frágiles de la comunidad exige un discernimiento hecho con misericordia y paciencia, que facilite la gracia antes que controlarla, que genere confianza y esperanza y que acoja en la casa paterna a los que “vienen con su vida a cuestas”.

El discernimiento, que no es otra cosa que descubrir la voluntad de Dios en los casos concretos de las personas, ha de reconocer su situación real y no agregar nuevas culpas. Aunque parezca sencillo, es un proceso complejo y exigente en el que habría que tener en cuenta los signos del amor de Dios presentes en las personas, aunque la cultura dominante no les del mucho valor; considerar quién es el sujeto de la misericordia y las circunstancias atenuantes que se puedan presentar y no prescindir de la verdad y la caridad del Evangelio propuesto por la Iglesia.

Terminó su exposición indicando a quién le compete realizar el discernimiento, cómo hacerlo y las situaciones concretas que se han de tener en cuenta.

Con esta sesión termina el estudio de los capítulos de contenido de la Exhortación. El último capítulo, sobre la espiritualidad, lo realizaremos en forma de retiro el sábado 20 de enero en la Casa de Espiritualidad “Los Lagares” en Tafira alta. Para este encuentro es necesario apuntarse en el Centro Loyola a través de un mensaje al centroloyolalp@gmail.com o llamando al 828 120 701.

Texto de la ponencia: 

Ponencia del P. Agustín Sánchez sobre el capítulo 8 de Amoris Laetitia

Audio de la sesión:

Ir a descargar

Ofrecemos disculpas por volumen bajo de algunas partes de la grabación.

Presentación Power Point en versión PDF – Capítulo 8º

  • Octava sesión: Capítulo 7 – Fortalecer la educación de los hijos (22 de noviembre de 2017)

Texto del capítulo – Capítulo VII AL

AL 8

Miriam Monje Bautista, madre de dos niñas y un niño y maestra de varios centenares de niños y niñas del Colegio San Ignacio de Loyola de Las Palmas de Gran Canaria, fue la encargada motivar la reflexión de la octava sesión del Seminario sobre la Amoris Laetitia del Papa Francisco que se lleva a cabo en el Centro Loyola. Su larga experiencia como madre y maestra hizo que la presentación del capítulo séptimo de la exhortación, “Fortalecer la educación de los hijos”, tuviese, junto a la profundidad analítica, un tono experiencial que no dejó indiferente a los asistentes.

Inició su participación señalando dos puntos de partida: 1) todas y todos los que rodeamos a los niños somos responsables de su educación de ahí la importancia de cuidar lo que decimos y, sobre todo, lo que hacemos. 2) El estrés, característica de los tiempos modernos, hace que la labor educativa de los niños sea cada vez más compleja. Dichos estos puntos, desarrolló los siguientes temas:

  1. ¿Dónde están nuestros hijos? Al inicio de sus vidas somos sostén y guía, pero, con el pasar de los años, es importante dar el paso a la confianza para que ellos asuman de manera responsable su libertad.

En este proceso hay que evitar tres peligros:

El abandono: En aras de la “libertad”, dejar que los niños tomen sus decisiones y lleven totalmente el rumbo de sus vidas. En el proceso educativo hay que resaltar el acompañamiento y aprender a ejercer ciertos controles sobre ellos y sobre los “peligros” del entorno.

El control total: En el sentido opuesto al anterior peligro está el querer mantener a los hijos en una burbuja para que nada les afecte. La sobreprotección no ayuda porque les impide adquirir las herramientas necesarias para un manejo responsable de su libertad cuando la vida se lo exija

El control de las emociones: Solemos caer en la tentación de evitar que los niños sufran, pero, en una educación integral conviene que los niños reconozcan las diferentes emociones que tienen: pereza, gozo, aburrimiento, alegría, etc.

  1. La formación ética. La primera escuela es la familia, los niños observan nuestro modo de proceder y lo van haciendo suyo. Para esta labor es importante tener en cuenta:

Amar y favorecer la autoestima: ser generosos con los refuerzos positivos para los niños y para pedir perdón cuando, como adultos, cometemos un error con ellos.

Evitar el “niñocentrismo”: los niños deben ser conscientes que no todo gira alrededor de ellos. Los protagonistas de la vida no son ellos sino la comunidad.

Educar en las normas: las normas son necesarias y hay que dárselas a los niños para que asuman que sus actos tienen consecuencias.

Paciente realismo: Ni los niños ni sus educadores somos perfectos. Es importante detectar los puntos de mejora para iniciar, desde ahí, un proceso de crecimiento.

La formación de los educadores: los contextos cambian y cada persona es un universo diferente. No hay, por tanto, pedagogías infalibles. Ante este desafío es importante que todos los actores comprometidos en la educación de los niños mantengan una actitud abierta a las nuevas formas de acompañar los procesos pedagógicos. En el campo de la transmisión de la fe es clave que los catequistas y todos los responsables de esta misión estén adecuadamente preparados.

Al terminar su compartir invito a rodearse y apoyarse en personas buenas, a no poner resistencia al cambio y a la adecuación de los métodos y no tener miedo a dialogar y a evaluar. Estas tres notas ayudarán a la familia en su labor de formadora de los hijos.

Audio de la sesión:

Ir a descargar

  • Séptima sesión: Capítulo 6 – Algunas perspectivas pastorales (25 de octubre de 2017)

Texto del capítulo – Capítulo VI AL

El pasado 25 de octubre se llevó a cabo la séptima sesión del Seminario sobre la Amoris Laetitia del Papa Francisco. En esta ocasión, para exponer el capítulo sexto sobre “algunas perspectivas pastorales”, contamos con la presencia de Don Francisco Cases Andreu, Obispo de la Diócesis de Canarias.

Inició su exposición señalando el profundo carácter práctico de este capítulo de la exhortación. El Papa desarrolla cuatro tareas fundamentales que, haciendo un desglose de las mismas, se convierten en 16. A estas 16 tareas, que ya son un desafío, se agregan tres más fruto del análisis de las necesidades del contexto de la Diócesis.

Reconoce que “estamos haciendo mucho, pero estamos descontentos”. Es necesario seguir trabajando y, sobre todo, formando equipos de familias en las parroquias de la misma manera que hay equipos de catequesis, liturgia o acción social. Para esta presencia pastoral es importante contar con agentes cualificados y, citando al Cardenal Farrel, afirmó que el mejor acompañamiento a las parejas lo hacen las personas casadas porque “han caminado en esos zapatos”.

La tarea genérica que señala el capítulo 6 de la Exhortación es el anuncio del Evangelio de la familia hoy. ¿Cuál es la cultura ambiente en la que se anuncia ese evangelio hoy? Señaló estas ideas:

  • No hay armonía entre escuela y familia.
  • El ambiente, el entorno, pesa más en la formación de los niños de ahora que en los de antes por la masificación del internet, la televisión, las redes sociales, etc.
  • El ambiente aporta hechos, no ideas.
  • La cultura ambiente está aportando el movimiento de las ideas: 1) El amor entendido como un sentimiento que resulta de la suma de la atracción física y la emoción. 2) La sexualidad que no es vista como un lenguaje del amor sino como un mecanismo de placer. 3) El amor no es para siempre. 4) El matrimonio es una realidad privada y, por tanto, no ha de ser regulada por ninguna ley civil o canónica y 5) El amor es una parte de la vida, pero no es el centro.

Al finalizar su exposición desarrolló, de manera más sucinta, las cuatro tareas que señala el Papa Francisco desde la perspectiva del acompañamiento (aparece 62 veces en el documento y de estas, 26 en el capítulo 6) que, según él, es una de las tres palabras centrales de la Exhortación junto con discernir e integrar.

  • Acompañar a los prometidos.
  • Acompañar los primeros años de matrimonio.
  • Acompañar las crisis.
  • Acompañar el duelo cuando la muerte sobreviene a uno de los cónyuges.

Audio de la sesión:

Ir a descargar

  • Sexta sesión: Capítulo 5 – Amor que se vuelve fecundo (21 de junio de 2017)

Texto del capítulo – Capítulo V AL

Ana Giménez: madre de dos preciosas niñas, esposa, trabajadora de Radio ECCA, comprometida en diversas causas justas en favor de los últimos fue la encargada de la última sesión de este curso del Seminario sobre la Amoris Laetitia organizado por el Centro Loyola y la Delegación de Pastoral Familiar de la Diócesis de Canarias.

La elección de Ana para exponer el capítulo que trata sobre el “Amor que se vuelve fecundo” no fue al azar pues ella, además de la maternidad reciente, amplía la fecundidad del amor de su matrimonio en el trabajo y la entrega para hacer “doméstico el mundo” y dejar una huella de amor en la sociedad.

Con la sensibilidad que solo puede tener una madre, Ana fue desgranando cada uno de los puntos que expone el Papa Francisco en este interesante capítulo de la Amoris Laetitia y haciendo algunos subrayados que motivaron el diálogo entre los asistentes.

Destacamos algunos de los subrayados hechos por Ana:

  • La gratuidad del amor: los hijos se aman antes de que lleguen y se reconocen como un don de Dios.
  • La maternidad nos hace participes del misterio de la creación, está en el corazón de Dios desde siempre.
  • Soñar a los hijos como son. Que los niños se sientan esperados y amados por ser hijos, sin condiciones.
  • En la espera de los hijos es importante cuidar la alegría y mantener un sereno entusiasmo.
  • Los hijos tienen derecho a recibir el amor de padre y madre juntos, no solo por separado. Revisar los roles de lo masculino y femenino es importante: ¿se abre alguna puerta para reflexionar sobre otras realidades familiares?
  • La fecundidad ampliada. El matrimonio se proyecta más allá de tener hijos.
  • La familia ampliada incluye el cuidado de los mayores.
  • La familia introduce la fraternidad en el mundo.

Audio de la sesión: 

Ir a descargar

  • Quinta sesión: Capítulo 4 – El amor en el matrimonio (24 de mayo de 2017)

Texto del capítulo – Capítulo IV AL

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los participantes en el Seminario sobre la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco, se reunieron ayer, 24 de mayo, para estudiar el capítulo cuarto titulado: “El amor en el matrimonio”.

La reflexión en esta ocasión estuvo a cargo de Dulce Jiménez García, profesora de filosofía en secundaria y bachillerato y, como lo mencionó María Luz Suárez en su presentación, felizmente casada y madre de tres hermosos hijos.

En su comunicación, organizada y clara, desarrolló cuatro partes:

  1. El contexto de la Exhortación: resaltó el cambio de paradigma en el modelo de ejercer el Magisterio, la sintonía con la realidad, la invitación a tomar decisiones valientes y a cuestionar las cuestiones heredadas.
  2. Expectativas frente al documento: ¿qué pretendemos encontrar en este texto?
  3. Idea fuerza del capítulo: el amor es la base del Sacramento del Matrimonio. Un amor que define claramente el capítulo 13 de la primara carta de San Pablo a los cristianos de Corinto: paciente, servicial (sin envidia y con alegría), no hace alarde ni se engrandece (sin orgullo, versus la lógica del dominio), amable y desprendido (como una manera de llegar a los demás contra la hostilidad dominante), sin violencia interior (contra la irritación que nos lleva a la defensiva y a ver problemas donde lo que hay es diversidad), persona y disculpa (salir del laberinto de la culpabilidad) y confía y espera (como fundamento para crecer en libertad).
  4. Síntesis: señaló ocho ideas fundamentales
    • Crecer en caridad conyugal
    • Toda la vida, todo en común
    • Alegría y belleza
    • Casarse por amor, crecer y madurar
    • Diálogo
    • Amor apasionado y erótico
    • Matrimonio y virginidad
    • La transformación del amor

Al terminar se dio un interesante compartir en el que se puso el acento en el modo como este mensaje positivo se puede hacer llegar a las parejas de casados y a las que están discerniendo la opción del Matrimonio.

Presentación Power Point en versión PDF – El amor en el matrimonio

Audio de la sesión: 

Ir a descargar

  • Cuarta sesión: Capítulo 3 – La mirada puesta en Jesús: vocación de la familia (19 de abril de 2017) – vídeo y audio.

Texto del capítulo – Capítulo III AL

Este es el título del tercer capítulo de la Exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco, materia de estudio del Seminario promovido por El Centro Loyola y el Equipo de Pastoral familiar de la Diócesis de Canarias el pasado miércoles 19 de abril.

En esta ocasión la persona encargada de suscitar el diálogo y de “provocar” el debate fue el jesuita palmero Lucas López, actual superior de los jesuitas en Canarias y director general de Radio ECCA.

En su presentación destacó la insistencia del Papa en la centralidad de Jesús en la vida de las parejas y de las familias y cómo, desde esa centralidad, se define su vocación más honda. Insistía el conferenciante que, ante las voces críticas a la enseñanza de esta exhortación, el texto afirma lo que ha dicho la Iglesia desde siempre: Jesús es el centro de todo la vida y misión de la Iglesia de modo que la pretensión del texto no es otra que proponer un itinerario de “cristificación” de la familia.

Otro punto de los tratados por el Padre Lucas, que tuvo resonancia en el auditorio, fue la llamada al optimismo sobre la familia que hace la exhortación y que él acentuó con vehemencia. Ante la grandiosidad de Dios, “ansi nuevamente encarnado” (como afirma San Ignacio en la contemplación de la Encarnación de los Ejercicios Espirituales), no podemos despreciar el amor de la familia y fijarnos solo en lo que le falta. Es importante mirar la realidad de la familia con amor y, en especial, cuando éstas viven situaciones dolorosas.

Terminó con una frase que quedó resonando en la sala: El Señor no se ha ido, está en medio de nosotros.

Audio de la sesión: 

Ir a descargar

Vídeo:

  • Tercera sesión: Capítulo 2 – Realidad y desafíos de las familias (15 de marzo de 2017)

Texto del capítulo – capitulo-ii-al. Audio y vídeo al final de la crónica

El pasado 15 de marzo, de la mano del sociólogo Fernando Vidal, director del Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid, los participantes en el Seminario sobre la Amoris Laetitia del Papa Francisco, pudieron hacer un acercamiento en profundidad a la compleja realidad que viven las familias y a los desafíos que el actual contexto social, político, económico, religioso y cultural les plantea.

Como punto de partida para su intervención afirmó que la sociedad actual no favorece a la familia pues ésta, que antes era el pilar de la sociedad, su célula fundamental, ha pasado a ser una realidad contracultural poco cuidada por una sociedad que privilegia la cultura utilitarista.

Entre los retos que destacó está el de las redes sociales que, como muchos afirman, comunican, pero no garantizan la conformación de una comunidad. Frente a este desafío es importante, señalaba, que las familias sean más activas de manera que las redes sociales presten su servicio, pero sin determinar la agenda del hogar. Las redes se mueven por el hacer y las familias por el estar, ahí está el desafío.

Otros desafíos están la ansiedad que genera el ritmo vertiginoso de las sociedades contemporáneas y la conciliación familiar o la flexibilidad laboral pues, la una y la otra, dejan poco tiempo para la vida de familia.

Ante la inseguridad que hace difícil pronunciar la palabra “para siempre”, es importante fomentar el cuidado de las familias, para ello, señaló algunas cosas por hacer:

  • Reconstruir el consenso sobre la familia.
  • Vincular la familia a nuevas formas culturales y no solo a imaginarios tradicionales.
  • Trabajar los relatos de la belleza que surgen de la experiencia de familia.
  • Generar experiencias activas de diálogo. Cuidar os hábitos domésticos y la celebración de la vida.
  • Dar lugar a la familia en las políticas sociales que favorezcan su cuidado.

Al finalizar hizo un llamado a hacer una pastoral de la familia más creativa y positiva.

Audio de la sesión:

Ir a descargar

Vídeo:

  • Segunda sesión: Capítulo 1 – A la luz de la Palabra (15 de febrero de 2017)

Texto del capítulo – capitulo-i-al

La Palabra de Dios, como luz que ilumina la realidad de la familia y del matrimonio, es el tema del primer capítulo de la Exhortación Amoris Laetitia que se está reflexionando en el Seminario promovido por el Centro Loyola y el Secretariado Diocesano de Pastoral Matrimonial y Familiar de la Diócesis de Canarias.

Para ayudar a profundizar en este aspecto, los asistentes al Seminario contaron con la ayuda de Juan Barreto, biblista y filólogo del Pontificio Instituto Bíblico (Roma) y de la Universidad Complutense de Madrid respectivamente.

Inició resaltando que el punto de partida y la línea que atraviesa el documento es la Buena Noticia del Evangelio que se traduce en misericordia, salvación, ternura, bondad y un largo etcétera. Desde la certeza del amor de Dios, desde la auscultación del corazón es que se ha de leer la realidad. La Palabra de Dios no es un elenco de citas para fundamentar la exhortación sino la clave para escuchar y encontrar la luz en la confluencia de la experiencia.

Al finalizar, después de aportar una buena serie de claves hermenéuticas, resaltó estas tres:

  • La Buena Noticia como elemento fundamental del anuncio. Entender el mensaje desde esta perspectiva libera de un modo legalista de comprender la ley y suscita una imagen paternal de Dios. Señaló que se echa en falta en la exhortación un desarrollo de la dimensión de fraternidad que es importante para entender el mensaje del Evangelio.
  • La Palabra se ha de leer inmersos en la realidad.
  • Hay textos que, desde una interpretación en la clave del amor, se pueden interpretar e incluso “desmontar”.

Con esta buena noticia terminó la sesión a la que acudieron cerca de 45 personas.

Audio de la sesión:

Ir a descargar

La próxima sesión, en la que se trabajará el capítulo 2, será el miércoles 15 de marzo y estará conducida por Fernando Vidal, sociólogo. Profesor de la Pontificia Universidad de Comillas (Madrid).

  • Primera sesión: Presentación del Documento (25 de enero de 2017)

“Debido a la riqueza de los dos años de reflexión que aportó el camino sinodal, esta Exhortación aborda, con diferentes estilos, muchos y variados temas. Eso explica su inevitable extensión. Por eso no recomiendo una lectura general apresurada. Podrá ser mejor aprovechada, tanto por las familias como por los agentes de pastoral familiar, si la profundizan pacientemente parte por parte o si buscan en ella lo que puedan necesitar en cada circunstancia concreta”.

El Centro Loyola de Canarias y el Secretariado Diocesano de Pastoral Matrimonial y Familiar de la Diócesis de Canarias, atendiendo la invitación del Papa Francisco a estudiar en profundidad la Exhortación Postsinodal Amoris Laetitia, inició el día de ayer, 25 de enero, un seminario de 10 sesiones en las que, con la ayuda de ponentes conocedores de cada uno de los temas, se trabajará el contenido del texto del Papa.

En la primera sesión, conducida por Mª Luz Suárez, Pedro Bolaños y Javier Castillo, sj., luego de presentar la historia y el carácter de la Amoris Laetitia se ofreció un panorama de todo el documento y algunas pistas metodológicas para obtener más fruto del estudio del texto.

La próxima sesión, en la que se trabajará el capítulo 1, será el miércoles 15 de febrero y estará conducida por Juan Barreto, profesor emérito de la Universidad de La Laguna (Tenerife).

Audio de la sesión:

Ir a descargar

Presentación Power Point: presentacion-seminario-amoris-laetitia-centro-loyola-enero-2017

Anuncios