Buscar

Centro Loyola de Canarias

Un espacio de encuentro para el diálogo entre la fe, la cultura y el trabajo por la justicia

Autor

centroloyolacanarias

Obra de la Compañía de Jesús en España para propiciar el diálogo Fe-Cultura-Justicia. Somos parte de una red conformada por más de 20 Centros en toda España.

Radio ECCA organiza un ciclo de conferencias sobre ciudadanía activa e integración de jóvenes en exclusión.

Con motivo de la apertura del curso 2021-2022, Radio ECCA ha organizado un ciclo de conferencias sobre diferentes temas de actualidad que requieren de un análisis detenido y profundo.

En la primera conferencia, Yolanda Ruiz Ordoñez, directora de la Cátedra Abierta Scholas Occurrentes de la UCV (Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir) nos expone el trabajo del proyecto Scholas Occurrentes con los/las jóvenes.

En la segunda, Agustín Domingo Moratalla, profesor de Filosofía ética y humanística, analiza el modelo de ciudadanía actual, a partir de conceptos como verdad, justicia y solidaridad.

Conferencias:

Agustín Domingo Moratalla – Ciudadanía activa en la era digital: verdad, justicia y responsabilidad solidaria

Yolanda Ruíz Ordónez – Scholas Occurrentes. El desafío educativo de la integración de jóvenes en contextos de exclusión

Entrevistas en Radio ECCA:

“Ciudadanía activa en la era digital: verdad, justicia y responsabilidad solidaria” – Agustín D. Moratalla

Apertura Oficial Curso Radio ECCA 2021/2022 – Yolanda Ruíz

El Patio de las Culturas

Celebró el Día de las Culturas (12 de Octubre): Caminando juntos hacia una Ciudadanía Universal.

El pasado viernes, El Patio de las Culturas ha celebrado su día de las Culturas en el Centro Loyola. Una apuesta por la interculturalidad que vienen trabajando desde el año 2004. El acto fue muy entrañable y acogedor. El maestro de ceremonias Agustín Domínguez del colectivo Paraguay Chê Reta, nos condujo por tres momentos: ‘lenguas maternas’ disfrutamos de la lectura de varios poemas en guaraní y en tagalo. Un segundo momento, ‘intercultural’; la Asociación folklórico-cultural de Gran Canaria Macondo, nos deleitaron con danzas colombianas. Y un tercer momento, ‘interreligioso’; Loli López directora del Secretariado de Migraciones de la diócesis de Canarias y Houda Charradi El Manatí, miembro de la Asociación de mujeres musulmanas de Gran Canaria Ettakwa, realizaron un hermoso diálogo de paz, reconciliación y unidad. El acto terminó con la actuación de Yumy Díaz, cantautora y presidenta de El Patio de las Culturas.

Taller de lectura

Éxodo y éxtasis en Ignacio de Loyola. Una aproximación a su Autobiografía.

Próximas charlas

Scholas Ocurrentes. Hacia una educación con sentido. Yolanda Ruiz Ordóñez.

Ciudadanía activa de la era digital. Agustín Domingo Moratalla

De la guerra al terror. 20 años desde los atentados del 11-S

Javier Jiménez Olmos – Paz y Seguridad Internacional

“Si cuantificamos la devastación producida por un atentado terrorista, incluso el de mayor número de víctimas como el del 11-S, no es comparable con el desastre de una guerra. Combatir el terrorismo con acciones militares clásicas tiene sus riesgos.

En primer lugar, las víctimas «colaterales». Se debe tener especial cuidado con la planificación y ejecución de acciones antiterroristas con fuerzas militares porque, a pesar de todos los cuidados, casi siempre se producen víctimas inocentes. El empleo de los ejércitos convencionales en la lucha contra terrorista debe tener bien definido el límite de la legalidad para no convertirse en terrorismo de Estado.

En segundo lugar, estas acciones, con víctimas inocentes, son utilizadas por los terroristas para fomentar el odio y reclutar más adeptos a su causa. Bajo la óptica social, la utilización de una fuerza desproporcionada crea mártires; no solo los presuntos terroristas sino las víctimas colaterales inocentes. Los afectados, sus afines y la opinión pública general se ponen de parte de las víctimas inocentes. El resultado es más odio y, como consecuencia, más violencia.

También se debe discutir la eficacia del empleo de las fuerzas armadas en la lucha directa contra el terrorismo. Desde el punto de vista económico, se emplean costosísimos y sofisticadísimos armamentos que resultan no ser tan eficaces. ¿Cómo se pueden detener los ataques suicidas indiscriminados? La alternativa de la cooperación al desarrollo, por una parte, y la información e inteligencia por otra, podrían lograr mejores resultados en la lucha contra el terrorismo.

¿Qué arma se puede utilizar contra el fanatismo ideológico o religioso? A las ideas se les combate con mejores ideas que deben ir acompañadas de los hechos. Para capturar terroristas o averiguar los centros ideológicos son necesarios, sobre todo, información e inteligencia. Si la amenaza terrorista no es de carácter militar, ¿por qué emplear los ejércitos convencionales para combatirlo? ¿Cómo se combate el ciberterrorismo, a un terrorista suicida o al secuestrador de un avión?

Experiencias en la historia reciente no demuestran que el terrorismo se debilite con invasiones militares, ataques preventivos o bombardeos selectivos. En todo caso el empleo de los ejércitos en la lucha antiterrorista puede conseguir efectos momentáneos de paralización del fenómeno, pero también sirve de excusa para que se extienda el fanatismo y pueda seguir actuando con mayor virulencia. Ha sido el caso del ejército británico ocupando Irlanda del Norte, los israelíes con sus ataques «selectivos» contra objetivos considerados terroristas, y el de los EE.UU. y sus aliados con las invasiones de Afganistán o Irak. Por tanto, la eficacia de la llamada guerra al terror puede calificarse de fracaso.”*

Como consecuencia de la actualidad relacionada con Afganistán, vuelve a emerger el fantasma del choque de civilizaciones, y la demonización interesada del islam. Por eso, he creído conveniente recordar la propuesta de la llamada Alianza de Civilizaciones, que pudo ser un punto de partida para desmantelar estereotipos relacionados con los musulmanes y, sobre todo, un intento de una mejor comprensión de las diferentes culturas como mejor modo de evitar conflictos.  

La iniciativa, no estuvo exenta de debate político partidista, incluso llego a ser calificada de “estupidez y broma” , aunque otros la valoraran como «iniciativa al servicio de de la diplomacia preventiva”. Dejando aparte las discusiones políticas, creo que la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones debe recibir un nuevo impulso con todas las mejoras convenientes aprendidas de las experiencias vividas.

*Copiado de mi libro Del choque a la alianza de civilizaciones (Icaria), capítulo V, De la guerra al terror

Tandas de EE Espirituales en los Lagares

SEPTIEMBRE

Del 19 a la cena al 27 después de comer.

Precio 300 € (posibilidad de beca)

Contactar con Pino: 626 714 956

Agfanistan Indomable

El avance de los talibanes en Afganistán los ha llevado a conquistar el gobierno de su país. Los insurgentes han tomado el palacio presidencial tras haberse hecho con las principales ciudades del país y tras la huida del presidente, Ashraf Ghani.

En la siguiente charla con Javier Jiménez Olmos, Doctor en Paz y Seguridad Internacional por la UNED y miembro del Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza, se habla de la situación por la que atraviesa este país.

https://go.ivoox.com/rf/74275388

Historia reciente de Agfanistan: Este trabajo de Javier Jiménez Olmos revisa, en primer lugar, la historia reciente de Afganistán desde la invasión soviética en 1979 hasta nuestros días. Seguidamente, trata el coste de esa larga guerra, tanto económico como, más importante, en vidas humanas.

Discernimiento Ignaciano

Se acerca el fin de agosto y va terminando el taller de introducción al “#Discernimiento Ignaciano” que lanzamos con @JesuitasESP con motivo de @Ignatius_500

https://ignatius500.org/eu/gertatzen-ari-da/57-curso-on-line-de-discernimiento-ignaciano…

¡Toda una experiencia de comunidad virtual!

Seguramente reeditaremos en septiembre.

Avisaremos.

Abrazado por el Compasivo

El domingo 8 de agosto, a mediodía, se acalló la voz más evangélica,
lúcida y profética del actual panorama teológico español. Religiosas y laicas,
sacerdotes y seglares, creyentes y descreídos vivimos una profunda
orfandad. Toni Catalá se ha ido “abrazado por el Compasivo”, como él
proclamó en su reciente homilía del Domingo de Resurrección cuando
proponía “escuchar como la Vida palpita en fondo de la pena”


Hay personas que construyen su propia muerte a su imagen y a
semejanza del que inspiró su vida, es la última dignidad de un proyecto
excepcional se vida. Toni Catalá no quedó a la espera de que se rompiera de
nuevo su corazón, sino que abrió con sus válvulas horizontes de esperanza;
desafió los consejos de amigos y de sanitarios para moderar su compromiso,
porque sabía que lo que no se entrega se lo come la muerte. En su muerte
concurren los tres símbolos de su trayectoria vital: como jesuita el mismo día
que terminaba los Ejercicios Espirituales, como testigo, siempre disponible,
en el andén de un tren, como persona arraigada en su pueblo de Valencia
cuando intentaba regresar a casa, donde le esperaba su comunidad de vida.
Una vida lograda, supone muchos descuidos personales; y cuidar de las vidas
heridas, supone en gran medida el descuido gratuito de lo propio.

Toni Catalá


“Salgamos a buscarlo fuera de la ciudad “-así tituló uno de sus libros y
en los alrededores encontró, tempranamente, al Viviente en los rostros de
jóvenes triturados por las contradicciones familiares y sociales; durante diez
años de su vida compartió con ellos el vino y la salud, el pan y la palabra; y
en aquellos lugares de sombra eterna, como llamaba Machado a los
orfanatos, encontró la presencia real del Compasivo y percibió la desolación
de un tiempo, turbado y oscuro, pero sembrado de Buenas Noticias. La
experiencia real de la marginalidad le hizo sufrir como él mismos dijo
“nuestras perezas, tibiezas y ensimismamientos” y le forjó sus constantes,
estructuras y pasiones teológicas . Como él mismo escribió en el corazón de
su cristología “aquellos muchachos me enseñaron a entender que las
criaturas más heridas siguen “valiendo la pena”, y que “el Evangelio es un
canto a la vida, un canto a la compasión y a la ternura en un mundo violento
e injusto” Solo quien ama ese mundo y esas vidas dañadas, comentaba,
seguirán seducidos por la tarea de afirmar dignidades y construir lugares en
que se pueda compartir el techo, el pan y la palabra.


En aquel ambiente marginal de jóvenes en las periferias urbanas, vivió
intensamente lo que el llamó “la fractura simbólica”, la disonancia del
Evangelio con los códigos culturales de sus privilegiados destinatarios. Allí

sintió el aguijón de que no servían las viejas historias sobre Dios y sus
criaturas. Símbolos caducos, prácticas obsoletas, mitificaciones absurdas, le
despertó su pasión intelectual, espiritual y afectiva a la búsqueda de nuevas
mediaciones teológicas y pastorales. En lugar del abandono, la retirada o el
lamento se juramentó contra la desolación y emprendió, a través de una
incansable actividad, los caminos de honestidad con la realdad, depuración
de la vida religiosa y deslocalización del Espíritu. “Ante una realidad en la
que no cabe la Palabra explícita, porque se está en otro código cultural,
debemos plantearnos y cuestionarnos qué nos dice el Evangelio a nosotros,
no a ellos” , escribía en su cristología. La preocupación por cómo trasmitir,
desvía la atención principal al qué trasmitir más allá de contenidos
doctrinales y ético. Lo que él supo hacer a través de los Ejercicios espirituales
ignacianos que conformó su pasión vital.


Desde este marco experiencial, cognitivo y afectivo, configuró un
modo de estar en la vida desde la Vida, su pensamiento teológico desde la
centralidad del Dios compasivo y su propuesta pastoral desde las
comunidades compasivas. Toni nos hizo ver que el paso del Compasivo solo
se percibe desde abajo, desde los perdedores, desde los abatidos y sufrientes.
Y por eso, huyó de la mundanidad de los profetas de calamidades, de los
discursos apocalípticos, de lamentos y gesticulaciones inoperantes, sin
añoranzas de tiempos perdidos ni regresiones a estadios infantiles,
personales y comunitarios, que según él decía, son “extintores-de-muchosfuturos”.


Construyó una teología desde la encarnación, “que impide la huida
hacia lo universal en abstracto, una teología que nos devuelva a nuestro ser
hombres y mujeres pertenecientes a un espacio y un tiempo, a una cultura
concreta en la que tenemos que ser portadores de Buena Noticia” Una
teología impregnada de realidad concreta, concretísima, cutre, feliz,
apasionante, desoladora muchas veces, en cercanía a hombres y mujeres
concretos con los que vivimos, sentimos, gozamos y padecemos. Esta
operación requiere mucha lucidez para no perderse lo concreto. Se trata, con
sus propias palabras, de “dejarse afectar por lo que está aconteciendo ya en
esta realidad: que hay demasiadas criaturas de Dios abatidas y derrengadas”
Lo que le llevó a batallar contra percepciones de dios que desencadenan
opresiones de conciencia y cierran espacios de Vida.


Se opuso a toda cristología con tintes de gnosis, ya que la desmesura
de Dios nos lleva a tomar la carne radicalmente en serio. “El único Dios que
merece ser creído es aquel que sale a nuestro encuentro, nos abraza y nos
llena de besos” Gracias Toni por tu coraje contracultural para hablar de la


carnalidad de Dios y de su Espíritu que se identifica para siempre con los
crucificados de la historia.


La conjunción de la teología más rigurosa con la espiritualidad
ignaciana no es una tarea de traducción sino de dejarse interpretar por la
Buena Noticia. Interpretar es obra de lingüistas, hermenéutas y teólogos de
salón a través de técnicas y materiales, dejarse interpretar por el Evangelio
es tarea de testigos y vigías que siguen al Crucificado y generan espacios
compasivos, crean contextos de vida. Así se prodigó Toni por todo el mundo
que solicitaba su presencia.


Propuso renovar la vida religiosa desde los excluidos: “los votos sólo
van a tener sentido desde el Excluido con los excluidos”, “para aliviar el
sufrimiento de Dios en el mundo”; y advirtió del “daño que hace la
idealización y espiritualización cuando se ignora que se vive en unos cuerpos
en interacción con otros cuerpos y con el mundo cultural, político y
económico con sus tensiones inherentes.” “Se trata, decía, de no eludir a los
crucificados” ·La renovación vendrá de “ponerse a tiro de los pobres y
excluidos”


Toni nos sugirió en conversación con sus amigos del Grup de cristians
del dissabte que era necesario recuperar la historia de aquellos testigos que
con su vida construyeron espacios de justicia, ternura y misericordia. Hoy tu
historia queda definitivamente inscrita en el gran libro de la Vida. Terminaba
uno de sus escritos con estas palabras, que hoy suenan a epitafio: “cuando
sube la marea y esto no da más de sí, el seguidor de Jesús sigue vislumbrando
un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva”


Ximo Garcia Roca

9 de agosto 2021

Blog de WordPress.com.

Subir ↑