La  transexualidad  puede  ser definida  como  la  situación  que  se  produce cuando una persona presenta una anatomía sexual con la cual no se encuentra conforme. De este modo, su identidad sexual y su anatomía sexual no se corresponden, produciendo una necesaria búsqueda de ajuste entre ambas. Es importante recordar que la transexualidad puede ser femenina o masculina y que no hay que confundirla con orientación sexual, pudiendo haber, por tanto, personas transexuales de orientación heterosexual, homosexual o bisexualA diferencia de la homosexualidad -que fue excluida de las enfermedades mentales el 17 de mayo de 1990-, los principales manuales de diagnóstico psiquiátrico siguen utilizando la terminología «trastorno» para referirse al «Trastorno de la identidad de género en adolescentes y adultos» y al «Trastorno de la identidad sexual». Hay autores que consideran que la inclusión de la transexualidad como trastorno pese a haber sido cuestionada también ha supuesto ciertas ventajas. No obstante, aunque en el pasado esta inclusión ha permitido el desarrollo de la investigación y de la intervención, en la actualidad el colectivo transexual señala que perpetúa el estigma y una idea patologizante que condiciona la atención recibida.Desde nuestra vocación eclesial de ser puente y espacio de encuentro, acogida y diálogo, especialmente para las personas que viven su orientación y de género de forma diversa a la mayoría, invitamos a participar en este espacio que promete ser interesante.

17 de junio 19:30 (Canaria) en https://www.youtube.com/watch?v=_AQn-1XHcIo