• Oración del 15 de junio de 2017

NUESTRO TIEMPO

Tiempo arena

PARA COMENZAR…

Ya se aproxima el verano. Algunos empezamos a dejar atrás las clases, los exámenes, los entrenamientos… y otros lo harán pronto. Si volvemos la mirada a lo que ha sido este curso puede que nos demos cuenta que hemos dedicado mucho tiempo a pensar en aquellas cosas que nos apetecía hacer o en aquellas personas con las que queríamos estar pero que, metidos en nuestro ajetreado día a día, hemos ido posponiendo. Cuántas veces hemos deseado comprometernos con algo o con alguien pero, finalmente, con la excusa o la realidad de nuestro trabajo o los estudios no lo hemos hecho. El peligro en estos casos es creer que estamos en marcha, haciendo algo pero, la realidad, es que no nos estamos moviendo ni un solo centímetro de nuestro espacio de confort.

Inmersos en el torbellino de información en el que vivimos, conectados a las noticias, eventos y a las redes sociales, que consumen el poco tiempo libre que nos queda después de estudiar, trabajar, entrenar… Posiblemente, nos hubiese gustado dedicar más tiempo a cosas que nos parecen verdaderamente importantes: pasar tiempo con la familia, acompañar a un amigo que sufre, hacer examen personal sobre nuestro momento vital, planificar proyectos de vida, hacer labor de voluntariado…

Ahora que se acerca el verano estamos ante una oportunidad. Es la ocasión para poder reconectarnos con lo esencial, con aquellas cosas que de verdad merecen la pena, nos llenan y nos dan sentido.

CUENTO

Un Experto Asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia.

Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: ¿Está lleno?

Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: – ¿Está lleno?

Puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.  ¿Está lleno? preguntó de nuevo.

– Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba.

– Bueno, ¿qué hemos demostrado?, preguntó.

Un alumno respondió:

– Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

– ¡No!, concluyó el experto:

– Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.

EVANGELIO

«[…] Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?” Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto […].»    (Lc 13, 1-9)

PARA REFLEXIONAR…

PREGUNTAS PARA PENSAR

Durante este curso, ¿he dedicado mi tiempo a las cosas que realmente me importan? ¿Qué priorizo en mi día a día?

¿Qué tiempo de calidad voy invertir este verano? ¿He colocado las cosas importantes en primer lugar? ¿Qué piedras me gustaría meter primero en la jarra?

PARA COMPARTIR…

La cartulina de color VERDE representa aquellas cosas a las que queremos dar prioridad en verano y la de color AMARILLO aquellas otras que no nos parecen tan importantes.

En el momento de compartir podemos leer las cartulinas y las colocamos sobre el altar.

PARA TERMINAR…

ORACIÓN

 No te avengas a mostrarte donde te busco,

encamina mi búsqueda allí donde deseas revelarte.

No respondas al instante a mis peticiones tan pequeñas,

sorpréndelas con tu bondad sin medida y sin usura.

No me dejes satisfecho en los conceptos donde te apreso,

ábrelos al saber de ti que no cabe en mi certeza.

No recorras conmigo mis calles hasta mi meta fijada,

desvíame contigo por las veredas de tu por-venir.

No permitas que te encierre dentro de mi pecho posesivo,

distiéndeme entero y con gozo en el juego incesante de tu vida.

No me hagas caso Señor, contempla mi ser entero,

escucha mis raíces milenarias, y la ambigua claridad de mi deseo.

Escúchame en el Espíritu que vive dentro de mí ,

y me expresa dentro de ti más allá de lo que digo.

Benjamín González Buelta, sj

Versión para imprimir – Junio 2017

  • Oración del 18 de mayo de 2017

EL TIEMPO QUE SE NOS HA DADO

Actividad

Vivimos apresurados, constantemente en movimiento y sin tiempo para nada que nos aleje de la rutina diaria. Dedicamos demasiado tiempo a preocuparnos por nosotros mismos, por aquellas cosas que debemos tener, los proyectos que tenemos que realizar, los deberes por hacer e incluso por aquellos grandes viajes que ni si quiera aún hemos planeado.

La sociedad nos lleva a pensar que lo verdaderamente importante es progresar profesional y socialmente, que invirtiendo nuestro tiempo en ello podremos, en el futuro, disponer de los elementos que nos traerán la felicidad.

Pero dedicar nuestras energías enteramente a nosotros mismos nos aleja de los demás, nos hace vivir en un constante espejismo en el que el éxito es la plenitud de la vida.

No queremos perder el tiempo, debemos tener tiempo para trabajar, leer, aprender idiomas, cuidar el cuerpo, divertirnos e incluso descansar.

Pareciera que nos dedicásemos más a sobrevivir que a vivir, como si la vida no hiciera falta vivirla con los demás o que el tiempo que no fuera para nosotros nos arrebata la felicidad.

ESCUCHAMOS LA PALABRA – Mateo 6

No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa?  Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida?  Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis?

Buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.

CUENTO – EL PESCADOR

Un rico industrial estaba horrorizado de encontrarse a un pescador que yacía tranquilamente junto a su bote, jugando con unos niños.

– “¿Por qué no estás afuera pescando?” Le preguntó el industrial.

– “Porque ya he atrapado suficientes peces para el día”, dijo el pescador.

– “¿Por qué no atrapas unos cuántos más?”.

– “Y que haría con ellos?”.

– “Podrías ganar más dinero”, fue la respuesta del industrial. “Con eso podrías ponerle un motor a tu bote e ir a aguas más profundas y atrapar más peces. Entonces tendrías suficiente dinero para comprar redes de nylon. Éstas te traerían más peces y más dinero. Pronto podrías tener suficiente dinero para tener dos botes… quizás incluso una flotilla de botes. Entonces serías un hombre rico como yo”.

– “¿Y entonces qué haría?”, preguntó el pescador.

– “Entonces podrías disfrutar la vida realmente.”

– “¿Y…. qué crees que estoy haciendo en este momento?”, respondió el pescador.

PREGUNTAS PARA PENSAR…

¿En qué y para quién invierto mi tiempo? ¿Dedicamos tiempo a los demás? ¿Sabemos tener tiempo para las pequeñas cosas del cada día? ¿Pierdo el tiempo en trivialidades?

¿Me centro más en sobrevivir y menos en vivir? ¿Sé qué es lo que verdaderamente merece mi tiempo? ¿Estoy malgastando mi vida?

Tiempo

COMPARTIR

Ahora que se acerca el verano tenemos más tiempo libre para dedicarlo a todas esas cosas que nuestras obligaciones cotidianas no nos permiten atender…. El verano es una gran oportunidad para pasar más rato con los amigos, dedicar un tiempo de calidad a la familia, estar con los que más lo necesitan, realizar el viaje que tanto hemos esperado, descansar, desconectar, recargar pilas…

¿Has pensado que hacer con él?  ¿Cómo vas a invertir el tiempo?  ¿Has hecho tus planes pensando solo en ti?  ¿Qué cosas podrías cambiar en tu vida para vivirla más?

PARA TERMINAR…

LA VIDA ES

La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es felicidad, siéntela.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, acéptalo.
La vida es un deber, cúmplelo.
La vida es un juego, participa en él.
La vida es valiosa, saboréala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, disfrútalo.
La vida es misterio, desentráñalo
La vida es una promesa, cúmplela.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es una canción, cántala.
La vida es lucha, acéptala.
La vida es tragedia, arróstrala.
La vida es aventura, atrévete.
La vida es vida, consérvala.
La vida es suerte búscala.
La vida es demasiado preciosa, no la destruyas.

                            Santa Teresa de Calcuta

Versión para imprimir – Mayo 2017

  • Oración del 20 de abril de 2017

Y AHORA, ¿DÓNDE ESTÁS?

PARA COMENZAR…

¿Cómo podemos vivir los cristianos el gozo de la pascua cuando asistimos a una de las horas más difíciles de la historia de la humanidad?

Nos aterra la barbarie causada por la sinrazón y el odio en el Medio Oriente, en África o en los pueblos de América Latina. La pobreza en nuestras calles, el hambre, la soledad, el dolor y la injusticia…

Son los tiempos sin Dios… no porque haga grandes silencios, sino porque la gente no lo cree, no lo ve, no lo experimenta…

Y ahora, ¿Dónde está?

Una buena pregunta para ponerse a buscar. Porque esa es la primera noticia que los discípulos tienen clara: «No está aquí. Ha resucitado». Y si no está aquí, ¿dónde?

Canción: Te busco (Álvaro Fraile)

…y te busco en los rincones donde más falta está haciendo tu compañía y te echo de menos…

…aún te busco entre la gente las aceras, bancos, calles, las esquinas y te echo de menos…

y te busco entre la gente los que pasan tanta hambre los que tiritan, y te echo de menos….

…y no siempre te oigo tal vez tampoco escucho será que siempre pido y nunca sé que busco…

…y no siempre confío y no consigo creerte que si no estás conmigo es que algo hice para perderte…

Y no siempre te quiero, y no siempre eres todo,

pero si no te tengo falta algo de algún modo

Y no siempre te encuentro cuando busco en el suelo,

el cielo esta tan lejos….

PARA REFLEXIONAR…

¡Quién tenga oídos que oiga y quién tenga ojos para ver, que vea!

 “Me buscaréis, y me encontraréis, si me buscáis de todo corazón”

Jeremías 29, 13

TEXTO

A veces parece que todo es esperar, esperar a que Dios pase, inquiete, remueva las propias certidumbres. A que Dios llame, a que Dios, de alguna manera, se nos imponga. Pero ¿sabes? Hay que poner algo de nuestra parte, porque Dios no se nos va a meter a la fuerza en la vida. Y en ocasiones uno tiene que perseguirlo

PREGUNTAS PARA PENSAR

Encontrar a Dios en todas las cosas: ¿Tú buscas, en tu día, a Dios? ¿Dónde y cómo lo buscas? ¿Lo encuentras?

COMPARTIR

Creer en la resurrección no es creer en la reanimación de un cadáver, es creer que Jesús ha vencido a la muerte y nos ha hecho partícipes de la plenitud de su vida para que, en el compromiso cotidiano, nos comprometamos en la construcción de un nuevo mundo donde la vida vuelva a ser la protagonista de la historia.

 ¿Qué podemos hacer para dar los frutos que nos pide el evangelio? Vida, justicia, paz, reconciliación, verdad, transparencia, honestidad, respeto a la diversidad.

PARA TERMINAR…

Ver a Dios en la Vida

Cambia nuestra mirada,
Padre Bueno,
convierte nuestros corazones,
para que seamos capaces
de descubrir tu presencia
y las huellas del Reino,
tan cercanas y cotidianas
para el que mira la vida
con los ojos de Dios.

Cambia nuestra mirada,
para descubrir a Jesús
que vive en medio nuestro,
en el que sufre,
en el excluido,
en el marginado por la sociedad
pero amado y preferido
por el Dios del Reino.

Cambia nuestra mirada
para aprender a encontrar
las semillas de Evangelio,
que crecen en nuestra humanidad.

Abre nuestros ojos
y afina nuestros oídos,
para encontrar tus caminos
y escuchar tus desafíos.

Ayúdanos a buscarte en la vida,
a encontrarte en la historia,
a rastrearte en lo cotidiano,
para servir a los demás,
trabajar por un mundo nuevo
y así, construir tu Reino.

Versión para imprimir – Abril 2017

  • Oración del 16 de marzo de 2017

¡DAME DE BEBER!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PARA COMENZAR…

  • Te espero junto al pozo como cada día

sé que vienes a deshoras, cuando el calor asfixia

porque huyes de miradas y de toda compañía

vienes a buscar un agua que te refresque la vida.

  • Te espero junto al pozo

y como cada día

evitas hablarme por miedo a lo que diría

pues no te sientes plena, no te sientes viva

no encuentras la alegría

y te juzgas a ti misma.

  • Yo no quiero juzgarte, ni señalarte con el dedo

tengo sed de ti… y cada día, por ti espero…

levanta tu mirada porque en ella está el reflejo

del agua que deseas, del amor que esperas

y en mi… podrás beberlo.

PARA REFLEXIONAR…

EVANGELIO – Juan 4, 5 – 42

  1. La salida y la espera

Llegó a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca de la heredad que Jacob legó a su hijo José. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, que estaba cansado de tanto andar, se había sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llegó entonces una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dijo: «Dame de beber.»

  • Vayamos con confianza hacia Jesús, sabiendo que Él ya nos espera: ha salido en busca nuestra: quiere algo de nosotros.
  • En el camino pensemos: ¿Cómo he saciado mi sed este último año? ¿Qué cántaros vacíos traigo?
  1. La sorpresa y el desenmascaramiento

«Vete, llama a tu marido y vuelve acá.» La mujer le dijo: «No tengo marido.» Jesús le respondió: «Bien has dicho que no tienes marido, porque has tenido cinco, y el que ahora tienes no es marido tuyo. En eso has dicho la verdad.» La mujer replicó: «Señor, veo que eres un profeta.

  • Dejémonos sorprender por el Señor. No acudamos a Él con los planes ya “hechos”, “cerrados”.
  • Pidamos que rompa nuestros “escapismos” y “enmascaramientos”; que nos haga encararnos con nuestra verdad; y nos diga dónde tenemos “pegado” el corazón.
  1. La escucha transformadora

Contestó la mujer: «Señor, el pozo es hondo y no tienes con qué sacarla; ¿cómo es que tienes esa agua viva? ¿Te crees más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, del que bebieron él, sus hijos y sus ganados?» Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé no tendrá sed jamás, pues el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.»

  • Escuchemos su Palabra para que nos diga cómo tenemos que “reajustar” nuestra vida.
  • Esa escucha nos transformará como transformó a la samaritana; nos hará ver la mucha sed sin saciar que hay en nuestra vida.
  1. La sed de agua viva

Le dijo la mujer: Señor, dame de esa agua, para no volver a tener sed y no tener que venir aquí a sacarla.

  • Pidámosle: “dame de beber”, porque tenemos “sed de Ti” (Sal 42,3) y Tú puedes convertir nuestro corazón -reseco como tierra árida (Sal. 63,2)- en un manantial del que brotará agua viva (Jn 7, 37-38) y sacie definitivamente nuestra sed (Jn 4,14).
  • En realidad, es el encuentro de dos “sedientos”.

5.  El encuentro contagioso

La mujer, dejando su cántaro, corrió al pueblo y dijo a la gente: «Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?» Salieron del pueblo y se encaminaron hacia él.

  • Ese encuentro nos hará abandonar nuestros cántaros vacíos y agrietados (Jr. 2,13), porque ya serán inútiles, al haber encontrado al verdadero Amor.
  • Y nos impulsará a correr desde Jesús hacia nuestros “paisanos sedientos”, con un corazón limpio y refrescado, para comunicarles: “He conocido al Señor”; e invitarles a hacer la misma experiencia de beber del agua que sale del costado del Señor (Jn. 19,34), que es “el Salvador del mundo” (Jn 4,41).

PARA COMPARTIR…

¿Con qué agua quiero llenar mis cántaros en esta Cuaresma?

¿Qué agua traigo al encuentro con Jesús que me pide “dame de beber”?

¿Cómo puedo hacer que mi encuentro con Jesús sea contagioso?

PARA TERMINAR…

Tengo sed de Ti, Señor. Tengo sed de Ti.

Tengo sed de Ti, Señor. Mi vida está sedienta de Ti.

Sedienta de tu vida, razón de mi existir…

Sedienta de tu Palabra que es verdad…

Sedienta de tu amor que sana toda vida.

Sedienta de Ti, Jesús.

Ir a descargar

Versión para imprimir – Marzo 2017

  • Oración del 16 de febrero de 2017

LA PIEZA DE LA GRANDEZA

PARA COMENZAR…

Si no puedes ser un pino en la cima de una colina,

se maleza en el valle,

pero se maleza mejor junto al torrente.

Se arbusto si no puedes ser un árbol,

si no puedes ser camino real, se atajo,

si no puedes ser el sol, se estrella,

no vencerás por el volumen

sino por ser, el mejor de lo que seas.

PARA REFLEXIONAR…

EVANGELIO

“No se enciende un candil para taparlo con un celemín, sino que se pone en el candelero para que alumbre a todos en la casa. Brille vuestra luz ante los hombres, de modo que, al ver vuestras buenas obras glorifiquen a vuestro Padre del cielo.” Mateo 5, 15-16

CANCIÓN: PARA APRENDER

  • La solución no está en pasar

la vida restaurando

todo lo que pudo o no haber sido y no sabrás

que el problema nunca sea

el resultado

si en cuanto hiciste pusiste

tanto todo o más

  • Si se trata de brillar

que sea siempre para alumbrar

si se trata de seguir

mira el sol,

vuelve a salir

¿acaso alguna vez no ha sido así?

  • Caer para aprender

aprender a levantarse

levantarse para recuperar le fe

en un nuevo amanecer…

  • El porvenir no puede estar

en ir resolviendo

crucigramas, indecisiones,

sostenerse, aguantar o morir

  • La suerte acompaña si uno

echa el resto,

no consiste tanto en acertar

como en decidir

  • Si se trata de brillar

que sea siempre para alumbrar

si se trata de seguir

mira el sol,

vuelve a salir

¿acaso alguna vez no ha sido así?

  • Caer para aprender

aprender a levantarse

levantarse para recuperar le fe

en un nuevo amanecer

Álvaro Fraile

PREGUNTAS PARA PENSAR

“Un hombre plantó una rosa y trabajó regándola constantemente. Antes que de ella apareciese algún indicio, la examinó y vio el capullo que en breve abriría, mas notó espinas sobre el tallo y pensó…

‘¿Cómo puede una flor tan bella venir de una planta rodeada de espinas tan afiladas?’

Entristecido por este pensamiento, se negó a regar la rosa y antes de que esta pudiera abrirse murió.”

Y esto es lo que nos sucede a nosotros mismos.  En ocasiones nos miramos y vemos solo las espinas, los defectos, dejando que estos eclipsen e impidan mostrar nuestras cualidades…

Y cuando esto pasa, nos negamos a regar, a cultivar dentro de nosotros, sin llegar a percibir nuestro gran potencial. Sin embargo, una vez crecida la rosa, lo que verdaderamente sobresale, es su belleza, su color y su olor, pasando a un segundo plano las espinas.

A pesar de nuestras espinas, todos sabemos que contamos con un buen número de cualidades que no dudamos en mostrar en nuestro día a día, contribuyendo a que la vida de los que nos rodean, sea mejor.

¿Cómo crees que tus cualidades hacen más agradable la vida de los demás?

PARA COMPARTIR…

¿Qué cosas/cualidades tengo yo, que hacen grande a aquellos que me rodean?

Al finalizar el compartir nos unimos en oración con la famosa canción de Martín Valverde, nadie te ama como yo.

PARA TERMINAR…

Dios, dame en el día de hoy fe para seguir adelante,

dame grandeza de espíritu para perdonar,

dame paciencia para comprender y esperar,

dame voluntad para no caer,

dame fuerza para levantarme si caído estoy,

dame amor para dar,

dame lo que necesito y no lo que quiero.

Dame elocuencia para decir lo que debo decir,

haz que yo sea el mejor ejemplo para mis hijos,

haz que yo sea el mejor amigo de mis amigos,

haz de mí un instrumento de tu voluntad.

Hazme fuerte para recibir los golpes que me da la vida,

déjame saber qué es lo que tú quieres de mí,

déjame tu paz para que la comparta con quien no la tenga.

Por último, anda conmigo y déjame saber que así es.

Versión para imprimir – febrero-2017

Al terminar Geña nos regaló esta bella oración.

  • Oración del 19 de enero de 2017

joven-rico

PARA COMENZAR…

… Y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre, para que lo ayuden a alcanzar el fin para el cual es creado. De donde se sigue que ha de usar de ellas tanto cuanto le ayuden a alcanzar su fin y ha de privarse de ellas tanto cuanto de él lo alejen. “

San Ignacio de Loyola [EE 1]

Somos administradores de cuanto existe:

Las cosas no tienen un fin en sí mismas, sino que están puestas en el mundo y en nuestras manos, para ayudarnos a conseguir el fin para el que hemos sido creados. No hay cosas malas. Todo lo que existe ha sido creado por Dios y es bueno. Lo que sí existe es el buen o mal uso de ellas. El criterio del buen o mal uso de las cosas será siempre: si más me ayudan o me dificultan en el caminar hacia el fin que Dios me ha puesto.

PARA REFLEXIONAR…

Es época de rebajas, se sale de una etapa consumista para entrar en otra: ¿Cómo afronto las rebajas? ¿Qué uso hago de mis cosas: el dinero, la diversión, el prestigio, la carrera, el cuerpo, la ropa, el descanso, el tiempo libre…?

“Las personas fueron creadas para ser amadas. Las cosas fueron creadas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas”

ESCUCHAMOS A JESÚS – Mateo 19

Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?

Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.

Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: En verdad os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.

¿Qué actitud me invita el evangelio a adoptar frente a las rebajas?

¿Soy yo quien posee las cosas o ellas me poseen a mí?

¿Me siento de algún modo atado a mis cosas?

¿Me acercan más a Jesús y a mis hermanos y hermanas?

¿Mis posesiones están al servicio de los demás, o son solo para mí?

PARA TERMINAR…

Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad,

mi memoria,

mi entendimiento

y toda mi voluntad,

todo mi haber

y mi poseer;

Vos me lo disteis;

a Vos, Señor, lo torno;

todo es vuestro,

disponed todo a vuestra voluntad;

dadme vuestro amor y gracia,

que esto me basta.

Versión para imprimir – enero-2017

  • Oración del 15 de diciembre de 2016

PARA COMENZAR…

“Esto os servirá de señal: Encontrareis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.”  Lucas 2, 12

Las dos alegrías:

oracion-diciembreEn el ser humano caben dos formas de alegría: la alegría de la posesividad y el consumo que ensordece todo lo demás y que necesita estar constantemente echando combustible en sus calderas, porque se apaga enseguida. Es una alegría excluyente. Hay otra alegría que empieza parcialmente por los de más abajo, porque solo así puede llegar a todos. Precisamente porque comienza desde los de más abajo no puede ser alegría de posesión, ni de consumo, sino alegría de esperanza.

Jesús nace pobre, ¿Cómo me preparo yo para recibirlo?, ¿Le dejo crecer dentro de mí?

Cristo nace cada día… escucha con atención.

PARA REFLEXIONAR…

“Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón.” Mateo 6, 21

La relación pobreza-riqueza no es fácil para el cristiano y menos en Navidad. Los buenos propósitos de “controlar el gasto”, “hacer regalos sencillos”, proponer el “amigo invisible” de bajo coste… chocan con el entorno social y, muchas veces, con el familiar o el comunitario. Donde hay un grupo, existe la diversidad de pareceres y no siempre se puede llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes. Lo más frecuente es que alguien renuncie más que los demás, buscando un bien mayor, o que se den distintos niveles —que en ocasiones no llegan nunca a encontrarse en la forma (y en el fondo) de vivir las cosas. Quizás el brillo de los regalos que los Magos entregaron a Jesús pueda iluminar el modo de enfrentarnos a “la fiebre del oro” de nuestra cultura.

¿Qué atrae mi atención en Navidad? ¿Cómo actúo ante ello?

“… y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio en la posada”. Lucas 2, 7

Ni oro ni plata

El seguidor de Cristo es la persona del corazón atravesado por la tristeza de ver cómo la gran noticia de la Navidad convive con propuestas incompatibles con su mensaje, pero también la del corazón traspasado de amor al contemplar cómo el Señor vino a este mundo sabiendo lo que le esperaba. El pecado, la cultura consumista, la frivolidad, por tanto, nunca deberían ser impedimento para vivir la experiencia de la Navidad.

¿Dónde se respira el verdadero espíritu navideño? ¿Dónde está Jesús en Navidad?

 COMPARTIR

Morada para Tí  (Geña Benítez)

Ir a descargar

Mi corazón te espera,

mi corazón te anhela.

Mi corazón quiere ser,

morada para Tí Señor.

Ven y nace Jesús en mí,

Ven y habita en mi corazón.

Ven Mesías, Salvador

Ven Jesús, mi Señor.

PARA TERMINAR…

DICEN OUE SE VE DISTINTO

Dicen por ahí

que si hay Dios está lejos

que el amor no funciona,

que la paz es un sueño

que la guerra es eterna,

y que el fuerte es el dueño

que silencia al cobarde

y domina al pequeño.

Pero un ángel ha dicho

que está cerca de mi

quien cambia todo esto,

tan frágil y tan grande,

tan débil y tan nuestro.

Dicen que está en las calles,

que hay que reconocerlo

en esta misma carne,

desnudo como un verso,

que quien llega a encontrarlo

ve desvanecerse el miedo,

ve que se secan las lágrimas

ve nueva vida en lo yermo.

Dicen por ahí

que si hay Dios está lejos,

pero tú y yo sabemos,

que está cerca, en tu hermano,

… y está en ti muy adentro.

José María R. Olaizola, sj

Versión para imprimir – diciembre-2016

  • Oración del 17 de noviembre de 2016

jesus-4PARA COMENZAR…

Llega el Adviento y éste debe ser toda una provocación para nosotros y para nuestro corazón que se deja seducir y deja brotar la ilusión. El Adviento que llega nos permite soñar y vivir esperanzados, se enciende en nosotros el deseo de que la vida cambie, de que sea coherente, de que corresponda a la verdad y sea más digna en la realidad que nos ha tocado.

De esto se trata, en estos días, de desenterrar el anhelo de Dios, que a veces queda sepultado por otras urgencias y prisas. Y de hacerlo de manera activa, dinámica, cada día.

PARA REFLEXIONAR…

DE LA PALABRA DE DIOS

«Me invocaréis. Vendréis a rezarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis, si me buscáis de todo corazón»  Jeremías 29, 12-13

DE LA PALABRA DE LOS HERMANOS

Supongo que decir que uno espera o desea no es suficiente. Hay que buscar. Buscarte. En puentes, calles, casas, palabras, versos, silencio, personas, gestos, besos, abrazos, heridas, conversaciones, miedos; en tormentas y calmas, sueño y vigilia, de día o de noche.

Voy a buscarte, Señor. Voy a preguntarle al mundo por ti. Pero si paso cerca y me ves despistado, dame un grito.

PAUTAS PARA LA REFLEXIÓN

Siempre ha estado ahí ese anhelo, esa mirada, esa pregunta. No siempre le sé poner nombre, pero, Señor, tengo sed de ti, de justicia, de respuestas, sobre todo, de amor. De un amor radical, profundo, incondicional y eterno. Y todo eso eres tú.

En este tiempo de Adviento me recuerdas que estás viniendo, una y otra vez, a mi mundo, a mi historia, a mi vida. Y me das un toque de atención para que no me distraiga con otros anhelos que se agotan pronto, con otras hambres que nunca me satisfacen, con otros motivos que entretienen, pero no dan sentido.

Y tú te nos presentas como un niño envuelto en pañales,frágil, necesitado, pequeño…¡Ese eres Tú!Un niño que nos acerca la Viday que nos tiende los brazos diciendo: Necesito de ti.

¿Le ayudarás a crecer en ti? ¿Y a tu alrededor?

¡Ayúdale a nacer, a reavivar la esperanza, a construir el Reino!

COMPARTIR

¿Dónde y cómo le puedo yo ayudar a crecer en mí y a mi alrededor?

A TU MODO (Canción)
Ir a descargar

 Jesús de Nazaret

Enséñame tu modo de ser

y haz que tu palabra

altere mi existencia.

Hoy quiero seguirte a ti.

Quiero conocerte como eres

tu imagen sobre mi

me cambiará.

Hoy quiero vivir

como tú vives.

Enséñame tu modo de orar.

¡Que quiera

con tu mismo querer!

¡Que diga las palabras

de tu voz!

¡Que llore

con tus lágrimas!

¡Que ría con tu risa!

¡Enséñame tu modo de amar!

Enséñame tu modo de mirar,

y haz que tu palabra altere mi existencia.

Hoy quiero seguirte a ti.

PARA TERMINAR…

CONOCERTE, SEÑOR

Conocerte, Señor,
es tener cada día un corazón
más parecido al tuyo.

Ayúdanos a conocerte mejor,
convierte nuestras falsas creencias,
derriba los ídolos que nos hacemos,
destruye las imágenes tuyas
que nos construimos
para evitar el compromiso
que significa
seguir tus palabras.

Danos coherencia
para vivir como aprendemos de ti.
Que nuestras vidas
muestren con obras concretas
qué Dios es el que conocemos,
a quién hemos entregado
nuestros esfuerzos,
en qué Dios confiamos,
a quién servimos.

Ayúdanos a conocerte mejor,
para cambiar
y caminar más cerca de ti.

Que nuestro conocimiento tuyo
sea fuente de vida, Señor,
para que sea verdadero
y de frutos de justicia,
misericordia, humildad y amor.

Versión para imprimir – noviembre-2016

  • Oración del 20 de octubre de 2016

espiritualidadPARA COMENZAR…

Hace ya un tiempo que volvimos a nuestras rutinas. Vuelta a la universidad, al trabajo, a cuidar a los nietos, al día a día, … seguramente ya tendremos la agenda a tope, repleta de compromisos, con pocos huecos que rellenar.

Al comienzo de este nuevo curso vamos a echar un vistazo a nuestro mundo más cercano y ver qué hace falta en él. Seguramente sacaremos una gran lista: le falta amor, sinceridad, honradez, cercanía, alegría, esperanza, caridad… Pero sobre todo, a nuestro mundo, le faltas tú. Sí, ¡tú!

PARA REFLEXIONAR… DONDE ESTAN TUS MANOS, SEÑOR

Cuando observo la injusticia, la corrupción, al que explota al débil; cuando veo al prepotente pedante enriquecerse a costa del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino, carentes de recursos para defender sus derechos, me pregunto: ¿DONDE ESTARÁN LAS MANOS DE DIOS?

Cuando contemplo a esa anciana olvidada; cuando su mirada es nostalgia y balbucea todavía algunas palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿DONDE ESTARÁN LAS MANOS DE DIOS?

Cuando miro a ese joven, antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol; cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora harapos sin rumbo ni destino, me pregunto: ¿DONDE ESTARÁN LAS MANOS DE DIOS?

Cuando a esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir y, buscando sobrevivir, se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale su cuerpo a vender, me pregunto: ¿DONDE ESTARÁN LAS MANOS DE DIOS?

Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico, su miserable cajita de dulces sin vender, cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán tiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito, cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanzas vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿DONDE ESTARÁN LAS MANOS DE DIOS?

Después de tanto preguntarme, fui yo quien preguntó a Dios:

¿Dónde están tus manos, Señor? para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor a los olvidados”, después de un largo silencio escuché una suave voz que me dijo, – Hijo, mis manos, mi mente y mi amor, están en ti, solo tienes que decidirte a comenzar.

EVANGELIO

“Nadie enciende una lámpara para luego ponerla en un lugar escondido o cubrirla con un cajón, sino para ponerla en una repisa, a fin de que los que entren tengan luz” Lucas 8,16

PREGUNTAS PARA PENSAR

Al mundo le hace falta mucho de Dios, y  en nuestras manos está poner en el mundo aquello que necesita para ser un mundo más humano, más justo, más cristiano, más de Dios.

¿Has pensado cuánto puedes hacer con tus manos?  ¿Con tu escucha? ¿Con tu mirada? ¿Con tu sonrisa? ¿Con tu presencia?

PARA COMPARTIR…

En el centro tienes unas imágenes de la gente con la que compartes tú día a día.  La familia, los amigos, los últimos…

¿A quién te gustaría decirle; ¡Puedes contar conmigo!?

PARA TERMINAR… QUIERO SERVIRTE EN LOS DEMÁS      

Quiero servirte en los demás, Señor.
Quiero entregar mi vida
y lo mejor de mí,
para el servicio a los que me rodean.Muéstrame los caminos
de la solidaridad.
Llévame por la huella de la compasión.
Condúceme al horizonte del amor eficaz.Dame tu mano, Señor,
y guíame hacia donde me necesiten.Te ofrezco mi tiempo,
mi esfuerzo,
mis ganas de dar y de darme.Quiero seguir tu ejemplo,
ser capaz de dar todo por los otros.Quiero vivir con alegría
la fiesta del dar,
como tantos que anduvieron estos senderos y los fecundaron con sus vidas.Prepara mis manos,
mi corazón y mi mente,
para estar atento a los otros.
Para tener una mirada que sepa descubrir
tu rostro vivo en los que sufren.
Para vivir abierto a tu llamado
en los que están marginados.
Para encontrar tu presencia
en los que nadie quiere ver.Sé que te alegra
la generosidad con el otro,
la mano tendida para ayudar,
la palabra pronta para consolar,
la ofrenda de la vida
para luchar por los derechos de los demás. SeñorDios Bueno,
que quieres el bien y la vida digna para todos.
Ayúdame a servirte en los demás,
para vivir honrando tu Nombre
y construyendo tu ReinoMarcelo A. Murúa

Versión para imprimir – octubre-2016

  • Oración del 19 de mayo de 2016

Oración SJ Mayo

Pentecostés: la presencia del Espíritu

Versión para imprimir – Mayo 201

Canción: Pedimos el Espíritu

Espíritu Santo me vuelvo hacia ti te llamo y te invoco, ven y habita en mi corazón ven y habita en mi corazón.

Ir a descargar

Palabras del Papa

“El mundo tiene necesidad de hombres y mujeres no cerrados, sino llenos de Espíritu Santo. El estar cerrados al Espíritu Santo no es solamente falta de libertad, sino también pecado. Existen muchos modos de cerrarse al Espíritu Santo: en el egoísmo del propio interés, en el legalismo rígido – como la actitud de los doctores de la ley que Jesús llama hipócritas -, en la falta de memoria de todo aquello que Jesús ha enseñado, en el vivir la vida cristiana no como servicio sino como interés personal, entre otras cosas. En cambio, el mundo tiene necesidad del valor, de la esperanza, de la fe y de la perseverancia de los discípulos de Cristo.”

Papa Francisco. Homilía en la Solemnidad de Pentecostés 2015

Secuencia de Pentecostés

Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo,

lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos;

por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

Canción: Ven Espíritu de Dios

Ven, Espíritu de Dios, sobre mí, me abro a tu presencia, cambiarás mi corazón. (2)
Toca mi debilidad, toma todo lo que soy, pongo mi vida en tus manos, y mi fe.
Poco a poco llegarás a llenarme de tu luz, Tú cambiarás mi pasado, cantaré.

Del Evangelio según san Juan (20, 19-23)

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas bien cerradas, por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se colocó en medio y les dice: -Paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron al ver al Señor. Jesús repitió: -Paz con vosotros. Como el Padre me envió, así yo os envío a vosotros. Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió: -Recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los mantengáis les quedan mantenidos. 

Canción: Ruah

RUAH, RUAH ALIENTO DE DIOS EN NOSOTROS.
RUAH, RUAH, ESPÍRITU DE NUESTRO DIOS.

Espíritu de Dios en nosotros, derriba los muros antiguos, construye una nueva creación, levanta la ciudad de Dios.

Tu fuerza sobreabundará en la humilde pequeñez, de la raíz de una flor al sabio corazón anciano.

Nuestros mayores verán visiones y los jóvenes tendrán sus sueños, las mujeres profetizarán y al frente irán los pequeños.

La Creación entera danza y entona un alegre canto, belleza de días eternos, alabanza de nuestro amante Dios.

  • Oración del 21 de abril de 2016

Anda, levántate

Versión para imprimir – Abril 2016

PARA COMENZAR…

Hay momentos en los que todo me va bien, la vida me sonríe y me invade una sensación de que nada me puede frenar, Me siento capaz de todo.

Pero la vida, en ocasiones, me enfrenta a retos que me hacen darme cuenta que de super héroes tengo poco, de que solo no puedo. Hay momentos en los que las fuerzas comienzan a escasear, la mochila ahoga y el cuerpo experimenta esa sensación que tan poco me gusta sentir y reconocer: dolor y fragilidad.

Y es justo ahí cuando aparece mi cruz, mi muerte, donde la fragilidad y el dolor me paralizan…Cuando me siento derrotado, cuando el dolor inunda hasta la parte más pequeña de mi corazón, cuando lloras por todo y por nada, cuando me siento tan solo como un pequeño granito de arena, cuando siento tal miedo ante el abismo que mis piernas se paralizan y deciden no dar un paso más…

ESCUCHAMOS LA PALABRA…

¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: “Tus pecados son perdonados”, o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda”?  Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados se dirigió entonces al paralítico: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Marcos 2, 9-12

Donde se pronuncia una palabra de amor; donde se hace un acto de caridad, allí Cristo vuelve a resucitar. Ferdinand Ebner

CANCIÓN – ANDA LEVÁNTATE

PETICIÓN

Señor, te pido que cada vez que caiga me recuerdes que no tengo motivos para frustrarme o enfadarme. Que tengo un gran punto de apoyo en las personas que me rodean y me quieren.  

CANTO

Caminaré hoy en tu presencia/ y sentiré que en cada paso estás/ dando sentido a cuanto me rodea/ para que en todo sienta que tú estás.


PARA NUESTRA REFLEXIÓN

¿Qué hay de muerte en mi vida? ¿Cuándo he experimentado yo parálisis?  ¿Cómo las vivo? ¿A quién/qué me agarro?

¿Qué me llena de vida? ¿Qué o quién me ayuda a levantarme? ¿Por quién/es me levanto? ¿Quién está esperando a que me levante?

PARA COMPARTIR…

Y hoy esto me habla a mí, y mucho. Y es que, cuando se cae en algo una vez, y uno consigue levantarse, a menudo piensa que es para siempre. Pero la vida puede volver a superarte y la respuesta debería estar clara: Anda, ¡levántate! ¿A quién se lo puedo decir yo?

Párate a pensar en tu día a día, en los más cercanos, los que comparten tu vida… ¿Dónde hay parálisis en mi vida? ¿Dónde estoy cuando el que sufre me ha necesitado?… ¿Quién necesita que le cante esta canción? ¿A dónde puedo llevar yo el amor?

PARA TERMINAR…

Danos, Señor,
la fuerza para la marcha,
ayúdanos a superar las dificultades,
que los tropiezos y las vacilaciones
no detengan nuestra caminada.
que no perdamos el rumbo,
que nuestra dirección sea
hacia el Reino,
que el viento nos empuje.
Sea el aliento de tú Espíritu,
presente y vivo entre nosotros.

Haz que nos mantengamos unidos,
que crezca el compromiso
de unión fraterna,
la solidaridad activa,
la oración en común,
los valores del Reino.
Queremos seguirte, Jesús,
en comunidad, tras de ti
por dónde nos muestres
que estás presente en la actualidad.

Enseñamos a ser
testigos de tu Palabra
en el mundo que nos toca vivir.
Que no escapemos a los conflictos
y desafíos de la realidad.
Que aprendamos a ser sal y luz
para los que nos rodean.

Padre Bueno, acompáñanos,
camina a nuestro lado,
no nos dejes solos, te necesitamos,
ven con nosotros.

  • Oración del 21 de enero de 2016

Misericordiosos como el Padre

Versión para imprimir – Enero 2016

Canto: Busca el silencio, ten alerta el corazón, calla y contempla.

Mi historia de misericordia

La misericordia nos llega a través de nuestro encuentro íntimo con Jesús de Nazaret: “… con su palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios”. (Papa Francisco, MV 1). “Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación” (MV 2).

Traigo a la memoria con agradecimiento aquellas experiencias personales de misericordia. ¿Dónde he sentido la misericordia que nace de Dios? ¿Cuándo me han perdonado? ¿Cuándo me han amado con mi debilidad? ¿Cuándo he sentido una mirada de amor incondicional? Vuelvo a visitar esas experiencias fundantes y vitales.

La paciencia y la misericordia aparecen en el AT para describir a Dios: “… se constata concretamente en tantas acciones de la historia de la salvación donde su bondad prevalece por encima del castigo y la destrucción”. (Papa Francisco, MV 6).

 Él perdona todas tus culpas, y cura todas tus dolencias, rescata tu vida del sepulcro, te corona de gracia y de misericordia Salmo 103, 3-4

El Señor libera a los cautivos, abre los ojos de los ciegos y levanta al caído; el Señor protege a los extranjeros y sustenta al huérfano y a la viuda; el Señor ama a los justos y entorpece el camino de los malvados Salmo 146, 7-9

Canto: SALMO 145

 Yo te ensalzo, oh Dios, mi Rey,

tu Nombre bendeciré,

por siempre jamás, cada nuevo día,

tu Nombre por siempre alabaré.

Porque Tú eres grande, oh Dios,

insondable tu saber,

de generación en generación

tus grandes proezas narraré.

MISERICORDIOSO ES EL SEÑOR,

COMPASIVO Y GRANDE EN AMOR.

ÉL ENVUELVE TODO EN SU BONDAD,

SU TERNURA NUNCA ACABARÁ.

Que la creación cante al Señor

en acción de gracias por su amor.

y que los amigos del Señor

bendigan el Nombre de su Dios.

Fiel a su Palabra es Dios,

bueno con su creación,

su poder sostiene a quienes vacilan

a quien desfallece da vigor.

Los ojos vueltos a Ti

esperando tu favor,

abres Tú la mano, sacias el deseo

de quien su esperanza en ti fijó.

Cerca está el Señor del corazón

de quienes lo invocan de verdad,

siempre atento escucha su clamor,

libera de toda opresión.

Canto: La misericordia del Señor cada día cantaré

Llamados a ser cauces de misericordia

“Misericordia  es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une a Dios y al hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados sin tener en cuenta el límite de nuestro pecado”. (MV)

 Misericordiosos como el Padre es el lema del año de la misericordia. Solo quien ha vivido la experiencia de misericordia puede mirar a los demás con la mirada misericordiosa de Dios.

Desde mi experiencia de ser “misericordioseado” por el Señor miro la realidad, aquellas realidades que me cuestan, aquellas personas que me resultan difíciles y pido al Señor que me ayude a mirar como Él, a tener sus entrañas de Padre-Madre.

“Y se puso en camino a casa de su padre. Estaba aún distante cuando su padre lo divisó y se enterneció. Corriendo, se le echó al cuello y le besó. El hijo le dijo: —Padre, he pecado contra Dios y te he ofendido, ya no merezco llamarme hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: —Enseguida, traed el mejor vestido y vestidlo; ponedle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traed el ternero cebado y matadlo. Celebremos un banquete. Porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado. Y empezaron la fiesta”. (Lc 15, 20-24)

Oración para el año de la misericordia

Señor Jesucristo,

Tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él. Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.

Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero; a la adúltera y a la Magdalena de buscar la felicidad solamente en una creatura; hizo llorar a Pedro luego de la traición, y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido. Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana: ¡Si conocieras el don de Dios!

Tú eres el rostro visible del Padre invisible, del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia: haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso.

Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error: haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos y restituir la vista a los ciegos.

Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia, a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

Amén.

Francisco